11 de enero de 2011

Una alicantina en Madrid





Hola amigos,


Tranquilos este blog no se va a convertir en el típico "Español en Japón", sobre todo porque no me he ido al extranjero. 

Desde la capital de España, sin ordenador, sin televisión, pero con radio ¡que es lo que me gusta! me he escapado un ratito para deciros algo obvio: ¡¡¡Qué frío hace aquí!!! 

Pero también un apunte: en el escaso tiempo que llevo caminando por estas calles en mi barrio de adopción, tengo que reconocer que la gente es agradable. No sólo aquí sino en todas las situaciones que he vivido desde mi llegada.

¿Eso es noticia? Sí. Alicante es una ciudad turísitica y hago una crítica desde estos lares como alicantina: la simpatía, la implicación de cualquier persona a la que le preguntas por una calle, un metro o un autobús no se limita a indicarte una dirección o señalar con la mano. Se paran, te acompañan y todo con una sonrisa.

Alicante, además de contar con unas playas fantásticas, algo que la naturaleza nos regaló, tiene una carencia: nosotros. Deberíamos ser embajadores de nuestra ciudad y venderla mejor. 


¿La razón? Somos una ciudad turística. Es una cuestión de cambio de actitud, sencilla y gratis.

¿Algún defecto de la Villa? la prisa. Lo digo con una sonrisa en la cara. La gente corre en las escaleras mecánicas. Las baja de dos en dos. O de cuatro en cuatro. Veo gente comer por la calle a horas que "no son horas" de comer sino de merendar.

En la Puerta del Sol

Es una ciudad viva, llena de energía, el tiempo no vuela, corre fugaz como el AVE que no ha llegado a nuestra terreta por cierto, y ya he hecho un sondeo, "los madrileños irán a Valencia aunque Alicante- o más bien sus pueblos- les guste".

Dato llamativo: nadie conoce la capital de mi pequeño estudio de campo. Alicante no gusta, no tenemos nada atractivo para ser visto. ¿Playas? ya las hay en otros pueblitos donde la calidad de vida es mejor. 

Te mencionan Benidorm, Altea, Alcoy, mil lugares pero Alicante capital no, "allí sólo he estado de paso"

Desde Madrid con amor, deseo que quienes puedan resolver este problema turístico lo hagan. Sáquenle partido a nuestros museos, o construyamos lugares interesantes para ser visitados, no sólo por el turista sino por nosotros.

Rambla, Casco Antiguo y tres museos no es suficiente.  Adornémosla como lo está Valencia,de lugares atractivos.

Un abrazo y espero que Roberto y los dos Pacos (el Sr.Huesca y  el Sr. Sánchez) se animen a subir algún escrito con sabor a sal. Lo dejo a su elección: crítico, divertido...


¡¡¡Alicante sigue contando!!!!



Joana Sánchez

3 comentarios:

Mabel Iborra dijo...

Yo también me he fijado en lo mismo cuando estoy en otra ciudad. E incluso he tenido que aguantar a gente que ha dicho, y con razón, que Alicante no le gusta porque no ofrece mucho más. A unos les tocó tener románico, arte e historia viva... a otros nos ha tocado la playa y el buen tiempo, pero estoy convencida de que Alicante puede dar mucho más. Deseo igual que tú que así sea :)

Feliz estancia en "los madriles" y... ¡¡vuelve pronto ;D!!

Enrique dijo...

Madrid es una ciudad muy bonita, pero también muy golfa y poco agradecida. Mas impersonal. Es una cuedad para pasárselo muy bien o muy mal.
Un abrazo Joana, vuelve cuando quieras o cuando puedas, pero no dejes de escribir, aquí te encontramos a faltar.

(Alicante cuenta) dijo...

Hola Mabel. Por ahora a mí sólo me han dicho cosas positivas, pero sobre los pueblos de la ciudad. ¡Algo es algo!

Tras mi primera semana, me siento más relajada y contenta. Este barrio está lleno de vida y las personas son simpáticas. Lo cierto es que me siento cómoda y estoy sorprendida de cómo me estoy adaptando.


Enrique, también os echo de menos. Al blog, a interactuar más... en fin. Intentaré buscar huecos pero como ya comenté, aquí todo va más rápido. A ver ahora que ya es viernes si puedo ponerme al día con mi vida.

Un fuerte abrazo