19 de enero de 2011

Pongamos que hablo de Madrid I


Vivir en un hostal da para mucho. Para pensar y conocer a diversos personajes, sin olvidar que tú eres uno de ellos. En esta película todos somos protagonistas. ¿Conocéis esos films donde el reparto brilla? Una comedia coral lo llaman. 

En el hostal "Estoy lejos de casa" habitamos seres dispares. Hay una chica que gusta comer frente a la televisión, y si puede ser viendo algún programa de Intereconomía mejor. Se desahoga. 


El otro día pude vivir esa catarsis. Comenzó ya a mostrar sus nervios en la cocina. Está a dieta y eso es lógico que la tenga con una dosis de ansiedad extra.


Al penetrar en el comedor común sólo pude asistir como espectadora a los aspavientos e insultos que le lanzaba a la pantalla. 

De vez en cuando se giraba y me miraba. Mi mirada iba de mi ensalada a sus ojos llenos de ira. "Que se j... los que les votaron", "Felipe González se cargó la construcción", "Me alegro de que estén en paro... ¡¡¡Y les volverán a votar!!!".


Ante semejantes mensajes nada subliminales, ¡me sentí familiar de José Luis Rodríguez Zapatero! apunto este detalle puesto que tenia la sensación de que o éste se hallaba en la sala o yo debía tener algún rasgo facial parecido. 

Me palpé la cara cuando dejó de observarme y no noté que mis cejas hubieran cambiado de grosor. Ok, no era la responsable de la tasa del paro, menos mal.






Por cierto, era el primer día que tenía acceso a la televisión y ahí estaba yo, viendo un reportaje sobre las fiestas de Cuenca donde los toros corrían por las calles y la chica más joven del lugar le tiraba una tarta al animal (tradiciones)


Uno de los guardianes de mi nueva casa es un señor que suele llevar una gorra, y que he llegado a creer que disfruta asustando al personal. Cuando me dirijo a la cocina a tomar mi desayuno está recostado en un sofá cubierto con una manta a cuadros y sólo sobresale la gorra. 

El primer día, entre la tenue luz pensé que era una aparición, o un muñeco que alguien había dejado olvidado ¡A las siete y pico de la mañana una no piensa con claridad!


Esta mañana mientras desayunaba -para mí que sabe que es mi comida favorita del día y adoro hacerlo sola- ha compartido la estancia conmigo. No ha tomado nada. Simplemente estaba ahí y me acribillaba a preguntas. 

"¿Quién ha salido por esa puerta?" con incredulidad, y mirando con resignación mi taza con muesli le he contestado:"No sé, no me he fijado". Seré tonta... si hasta he sonreído al verla ¡Era la chica que habla con la televisión! Pero servidora no es una delatora, ni en Alicante ni en Madrid.

Lo divertido de esta experiencia es que una se convierte en veterana en muy poco tiempo. Hace una semana yo era la nueva, la que no conocía las reglas. Ahora hay un nuevo. Mi sustituto.Se trata de un chico que ha venido de un país de América. 

Está en mi situación, no tiene portátil y no conoce nada ni a nadie. La primera noche cometió el terrible error de coger un bol de la cocina para tomar unos cereales. Una voz al otro lado del comedor retumbó: "¿A ver ese bol?... es mío, cuidado, sólo te digo cuidado."

El que hablaba es un chico que siempre va con su portátil. Según me dijo el dueño (hay dos) había eliminado las televisiones de las habitaciones porque se lo habían aconsejado como una medida para que los clientes, la gran mayoría estudiantes, interactuaran.

En mi segunda noche, cuando me asomé al comedor no me dijo hola nadie. Las tres personas estaban absortas ante su pantalla y con auriculares en la zona Wiffi. Había una italiana, un norteamericano y un español (parece un chiste) ante su silencio me volví a mi cuarto a escuchar la radio. 


Me gusta ese medio de comunicación pero estas semanas la estoy valorando si cabe más. Un beso para todos los que hacen radio.



En todas las historias hay una protagonista y  en ésta es la persona dedicada a la ardua tarea de la limpieza y mantenimiento del lugar. 

Debe medir un metro y poquito, tiene un dulce y encantador acento mexicano ¿por qué? ni ella lo sabe; tampoco tiene buena relación con el señor de la gorra que asusta y dice que si se pone violento, le amenaza con una escoba o llama a los "chicos": a los demás inquilinos. 

Cruzo los dedos para que no toque a mi puerta. Pero ella me gusta. Me cambia las sábanas y me las pone de color azul o naranja, me pregunta cómo estoy y yo hago lo mismo.
Le daría un abrazo pero temo hacerle daño, es tan poquita cosa y, a la vez tan grande. 

Su nombre es el más mencionado en todos los recovecos. Igual anima al que acaba de llegar,  te cuenta algo personal o te incita a que des una vuelta por la ciudad.

No me extraña que en su momento la serie "Hostal Royal Manzanares" protagonizado por Lina Morgan tuviera éxito, señores y señoras, esto de compartir techo con tanta gente da mucho juego.

Me tengo que ir, a ver qué sorpresa me encuentro esta noche. ¿Cenará conmigo el señor de la gorra, o la chica italiana delgadísima que come unos platos enormes? Ah, perdón que de ella no os he hablado.

Toda una experiencia, sí señor.



Joana Sánchez



(Desde Madrid con amor)

7 comentarios:

paco huesca dijo...

Conforme lo relatabas me la veía hecha una peli.Muy bien.
¿Y tú,qué tal?
Un beso.

Joana dijo...

Estoy bien.Aprendiendo mucho y descubriendo la ciudad lo poco que puedo. Es una experiencia la que estoy viviendo positiva. La mire por donde la mire. Eso sí, os extraño pero volveré.
Un abrazo fuerte Paco

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Me ha pasado como a Paco; Como si hubiera visto una interesante película. Genial foto de tu estancia en Madrid Joana.
BN, veterana .........

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Te lo robo, con tu permiso, claro.

Anónimo dijo...

Joana recién hoy pude leer tu sabroso relato sobre tu estancia en la capital y sí coincido en que es como estar viendo una película un tanto disparatada con personajes increíbles. Espero que, a pesar de tus "compañeritos" lo estés pasando bien. Te mando un besote

(Alicante cuenta) dijo...

Hola Enrique y ¿Marta? :-) gracias por vuestros comentarios, Enrique ya te dije por Facebook que puedes robar y hasta compartirlo con otros este "tesoro". Sobre mis compañeros, a día de hoy, 28 de enero sólo puedo decir buenas palabras para la gran mayoría. ¿las molestias? las propias de un lugar que no es el Ritz.

Anónimo dijo...

Hola Joana! Sí, la que te había escrito era yo, Marta, tu amiga argentina, perdón pero mis neuronas están un poco aplastaditas y me olvidé poner mi nombre. Te mando un gran beso y mis deseos que lo pases lo mejor posible.
Marta Améndola