Mostrando entradas con la etiqueta Superación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Superación. Mostrar todas las entradas

19 de octubre de 2015

Todos los días son el día del cáncer de mama y de las amigas Wonder Woman


Hoy leeremos en prensa, veremos por las redes sociales, muchos lazos rosas, muchos famosos uniéndose a la causa. Como tú, como muchos, yo no tenía ni idea de qué iba 'eso' del cáncer de mama. 

Me parecía importante realizar revisiones cuando corresponde, y poco más.

Pero, cuando es tu amiga, alguien que pertenece a tu pequeño universo,la que lo sufre, las cosas son diferentes. El cáncer de mama no se reduce a un día, ni a un lazo rosa. Ni a Twitter, ni a Facebook con mensajes cargados de buena intención.

Para mí, esas tres palabras tienen nombre y apellidos.

Esther, es una luchadora, por muchas razones, pero ésas van más allá de la enfermedad. Ni un sólo día la he visto derrumbarse, al menos, no como se debería esperar en estas circunstancias. ¿Llorar? ¡Claro! ¿Desesperarse? ¡Claro! Pero no ha dejado de pelear. Contra viento y marea. Creo, que su mejor apoyo en algunos momentos ha sido ella. "Venga, que tú puedes..." me contaba que se decía.

A pesar de encontrar poco apoyo, pero sí el suficiente: el que te dan las personas que te quieren de verdad, ha peleado como una jabata. Se ha caído, ha llorado, se ha vuelto a levantar y sólo pedía una cosa: amor. ¿Acaso no es lo que necesita el ser humano?

Todos tenemos problemas. Todos creemos que nuestros obstáculos diarios son horribles, que el mundo tiene preparado lo peor para nosotros cuando las cosas nos van mal. 

Ella me ha dado algún abrazo que otro, me ha escuchado, a pesar de tener que enfrentarse a momentos en los que la soledad estaba presente.

Una puede ser buena amiga, pero no puede estar siempre cuando te necesitan. Y aunque la ciencia avanza que es una barbaridad, ciertas situaciones duras, de esas que se te quedan grabadas en el disco duro, no se pueden evitar todavía. Y las vivió, las gestionó a veces acompañada, a veces sola.

Como mucho, los que queremos a esa persona, podemos hacer una llamada, escuchar, compartir unas horas, reír cuando no toca, y desear que ese ser humano que está enfrentándose a un tigre de bengala, sea feliz.

En un año, su vida ha cambiado tanto que además de haber ganado la batalla, se ha convertido en una mujer más sabia, paciente, ¿más buena...? Ella dice que cree ser mejor persona que antes... Yo no creo que nunca haya sido mala :) 

Soy una cobarde, y así se lo dije en su día. Cuando fui a visitarla, pasé un buen rato en la calle, hice alguna llamada, di paseos, calmé mis nervios y me tragué alguna lágrima. Eso lo puedo decir ahora :) que ella, está con quien ama, aunque tenga que resolver aún algunos flecos. 

Está en un lugar donde la quieren, la tratan bien, la respetan y le dan el calor que le hace falta.

Esther es sonrisas, rizos que se secan al aire, Carlos Baute, inocencia y reflexión, es una hija que echa de menos a una madre que se le ha ido muy pronto, es delicada como una flor, y a la vez, un volcán que cuando entra en erupción suelta verdades y dolor a raudales, para calmarse e inspirar ternura.

No sé si poner un lazo de color rosa, prefiero poner una sonrisa, y estas fotos. Donde se ve a una amiga que lo ha superado. Que me contaba que deseaba ayudar a los peques que tengan que pasar por esto. ¡Ella es así!

EN ABRIL DE ESTE 2015... SIN PERDER LA SONRISA
AL MES SIGUIENTE, EN SU PRIMERA SALIDA
CÓMO SON DE MENTIROSAS LAS FOTOS
AMBAS TENÍAMOS PROBLEMAS Y SONREÍAMOS PARA COMPENSAR

UNA DE LAS ÚLTIMAS VECES QUE NOS VIMOS ANTES DE MARCHAR A BARCELONA DONDE POR FIN ES FELIZ. AUNQUE FELIZ AL 100% NO SE PUEDE, PERO LO INTENTA GRACIAS A UN BUEN COMPAÑERO DE VIAJE

Ella es la imagen que me viene a la mente hoy. Donde todos nos quejaremos por alguna cuestión: es lunes, nos va mal en el trabajo, nos sentimos enfermos, nos duele algo, estamos aburridos, qué sé yo, el derecho a la queja y a los miedos es libre. 

Pero, a veces, más nos valdría pisar el freno y decirnos: ¿Y si lucho un poco por estar mejor? Sólo un poco, y sonrío y me levanto de la cama aunque hoy no tenga ganas de nada. 


Joana para Esther o viceversa




7 de abril de 2015

Wonder Woman y el cáncer de mama


JULIO 2014
En este blog escribimos sobre noticias que ocurren en la provincia. Personajes conocidos. Fiestas. Tradiciones. Pero hoy quiero hablar de una parte importante de este juego que se llama escribir; me refiero a los lectores, en concreto de una, Esther.

Esther es alicantina. Mi amiga desde que íbamos al instituto. A ella le gusta hablar claro y dice que tiene cáncer de mama, con naturalidad. Hoy por fin le han operado. Tras muchos meses de espera y de luchar contra mil batallas.

La vida es así, todos nos enfrentamos a problemas, sorteamos obstáculos, nos equivocamos, acertamos, pero al final, todo se resume en: tratamos de vivir lo que mejor que podemos o sabemos.

A veces, observamos vídeos de gente que ni conocemos, que nos motivan. Han pasado por situaciones trágicas, dolorosas y a pesar de ello, nos sacan una sonrisa y un poco los colores.

Todos los días ocurren historias similares a las de ella. Lo sé. Y tal vez, nuestros problemas o angustias existenciales nos parezcan las más graves. Lo más importante. Es humano.

Pero no viene mal, como me dijo ella hace poco, pasearse por la planta donde hay niños con cáncer y comprender que los verdaderos héroes no aparecen en ningún vídeo motivador, o sí, pero que también los tenemos cerca, mientras nosotros nos empeñamos en quejarnos como manera de entender la vida. Con la autocompasión como fiel aliada.

Ella tiene defectos y virtudes, como tú y como yo, pero añadiría que hay algo que la diferencia del resto: su afán por seguir. Por levantarse todos los días y pelear sacando fuerzas de donde ya no hay. 

Las pequeñas ilusiones, los gestos, una llamada, un abrazo, un mensaje... eso que tan poca cosa nos parece, puede cambiar el día a una persona. A ella se lo cambia.

Los héroes no se encuentran en las películas, ni conducen coches de lujo, ni tienen decoradas sus paredes con títulos y diplomas. 

Los verdaderos héroes, son personas que en los momentos grises, tienen a su lado alguien que les diga: te quiero. Por una razón: han sabido cosechar amistades a lo largo de los años. Tarea ardua hoy día donde el tiempo es oro.

En Alicante o en cualquier otro lugar, si estás pasando por esta situación sólo te diré lo que ella me trasmite: no te dejes vencer. Incluso en los días más negros, en los momentos donde nada parece tener sentido. Levántate y encuentra algo pequeño que te haga sonreír. 

La vida es algo más que lo que ocurre en tu barrio, en tu entorno, en tu familia, dentro de ti... Existen seres maravillosos de los que tomar ejemplo, y están tan cerca que a veces una siente vergüenza por no estar más tiempo a su lado. 

Quien pretenda vivir esta existencia rodeándose sólo de noticias buenas, desconocerá qué es la vida. Vivir significa tener la suficiente sobredosis de alegría, como para afrontar estos momentos con la mejor de tus sonrisas, aunque te cueste, aunque tengas que ensayarla antes de salir de tu casa.

Las sonrisas cuando todo va bien, no tienen mérito ni valor. Ni los abrazos. Así que sonriamos y abracemos más a menudo en los días nublados.


Un beso para esta valiente y optimista mujer-niña que me hace reír.

Mantengamos cerrada la puerta a aquello y a quienes no nos dan amor cuando más lo necesitamos. Y abramos ventanas a quienes nos regalan cariño, su tiempo, apoyo y amistad. 

Seamos héroes, al menos por un rato.






Texto: Joana Sánchez

Imagen: Esther y yo la única tarde-noche que salimos ese verano. Creo que todo salió mal, pero ambas la recordamos como una salida positiva. El cerebro es caprichoso y listo.