Mostrando entradas con la etiqueta Marta Améndola desde Argentina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Marta Améndola desde Argentina. Mostrar todas las entradas

14 de diciembre de 2015

Homenaje a Pedrito Rico en Buenos Aires

Dentro de poco, exactamente el 31 de Marzo de 2016, se cumplirán 60 años del arribo a la Argentina de un joven alicantino que decidió soltar amarras y tomar el buque Alberto Dodero, en Vigo, para iniciar la difícil aventura de conquistar un país desconocido, nada más y nada menos que con su arte. 

Cuando hizo esta elección ya estaba triunfando en su país, el Teatro Ruzafa de Valencia lo había condecorado como artista predilecto de Circuitos Levante y  estaba cosechando éxitos en el Teatro Price de Madrid junto a la gran Marifé de Triana. 

Estamos hablando de Pedrito Rico, oriundo de Elda, a quien hace muy poco la colectividad española de Buenos Aires, a través de sus instituciones le rindió un merecido homenaje en Buenos Aires. 

En esa ocasión, el conferenciante, el conocido locutor radial, Juan Alberto Baliari me propuso colaborar en el homenaje, accedí gustosa, aportando un collage de fotos, un chaleco de actuación y un capote torero con imágenes de Pedrito Rico, que fue confeccionado en Galicia por una prima mía. 




Fue un lleno de público y estuvieron presentes entre otros el conductor radial de la audición Con Vos, el señor Ramón Suárez y las cancionistas Rocío del Cielo y María Alexandra, esta última compañera de Pedrito en la exitosa comedia "El niño de los milagros", exhibida en Canal 9 en 1967. 




La emoción nos invadió a todos cuando en una gran pantalla vimos pasajes de sus películas y distintos momentos en la televisión. Ya no hace falta que hablemos de su trayectoria artística pues lo hemos hecho incontables veces pero que este sea el preámbulo del rescate que pudimos hacer de una actuación en RTVE del año 1969. 




Nuestro deseo es que España no lo olvide, que nos brinde más material para que las futuras generaciones conozcan a este artista que tuvo como distintivo el sentimiento en la voz y el ritmo y el baile en cada fibra de su cuerpo.


Fotografía personal de Marta


Texto e imágenes: Marta Améndola

7 de septiembre de 2012

Pedrito Rico, su cumpleaños y el amor que perdura

Me comprometí con una buena amiga, Marta Améndola a publicar su texto en recuerdo del artista eldense Pedro Rico, eso fue anoche. Y ahora, también con la luna en el cielo y cercana la media noche, sé que tanto ella como él (y todas las personas que mantienen vivo su recuerdo) me perdonarán. Ahora es el turno de Marta:


MARTA AMÉNDOLA JUNTO A PEDRO RICO

Cuando en Marzo de 1956 Pedrito Rico arribaba a Buenos Aires, yo era apenas una niña de 10 años. Pronto él conquistó al público argentino con su arte, simpatía y eso tan especial que muchos definen como duende, carisma o ángel.

Allí comenzaba una historia singular que aun hoy  perdura, a pesar que él ya no está en este plano.

Radio, televisión, revistas prestigiosas de la época traían hasta mí la presencia deslumbrante de aquel muchacho encantador al que le habían adjudicado el apodo de “El Ángel de España”.

Recién el 21 de Febrero de 1958 lo conocí personalmente y su magia me atrapó por completo.

Nadie podía prever que ese deslumbramiento inicial, esa admiración por el ídolo del momento, se convertiría con los años en algo importante, en un sentimiento fuerte y duradero que traspasaría todas las barreras.

Muchos fueron los momentos compartidos, más de una vez revelé los instantes mágicos que viví a su lado. Este 7 de Septiembre cumpliría 80 años.

¡Cuántos cumpleaños plenos de alegría, festejos, regalos y cariño, sorpresa de niño en su rostro ante tantas demostraciones de afecto!

Su último cumpleaños lo celebramos en Pepito un restaurante a metros de la Avenida Corrientes y del Teatro Astral. Solíamos ir allí muy a menudo porque estaba abierto a toda hora.

Fue un día especial, él, como siempre, lucía espléndido y yo con esa extraña sensación de no querer separarme como sintiera o presintiera que ese era el último cumpleaños.

¡Cuánto daría por retroceder en el tiempo y revivir todos y cada uno de esos momentos!

Quizás cuando volvamos a encontrarnos me diga que fue feliz sabiendo que su gente mantuvo vivo su recuerdo.

Gracias Pedrito por todo lo que me diste.


Marta Améndola

14 de febrero de 2011

Desde Argentina, Miami..., con amor

Hoy es San Valentín. Mejor no preguntar si están a favor o en contra del significado de esta fiesta.


Los corazones son libres. Este post se lo dedico a todas las mujeres que han decidido recordar a Pedro Rico este 14 de febrero. Su sección es vuestra, lo sabéis.


http://alicantecuenta.blogspot.com/p/pedrito-rico-21-junio-2010.html


En México hoy es el día del amor y la amistad. Mis queridas amigas, después de un tiempo os envío, junto a los compañeros de Alicante Cuenta, mucho amor. ¡Gracias!



Aportación de Marta Améndola, mi amiga en la Argentina, admiradora, amiga, confidente del  artista eldense.



La nave del olvido


Fue la nave del olvido
La que cantaste algún día
Quien me trajo aquel recuerdo
Del dolor por tu partida


Te rememoro en escena
Con una rosa en la mano
La boca floreciendo en versos
Los que aún hoy, yo atrapo.

 


La nave trae consigo
Tu perfume de naranjos
Y el repique de campanas


En lo argento de tu canto.

Y el gorjeo de los pájaros
Que inspira a tu corazón
Brotando así de tus labios

Como la más dulce voz
Voy transitando los mares
En la nave del olvido
Pero mientras te recuerde
Estarás siempre conmigo.




Marta Améndola
 




6 de septiembre de 2010

Cumpleaños Pedrito Rico


Nos adelantamos unas horas para recordar un día especial para los seguidores, amigos, familia, etc de Pedrito Rico.

Un 7 de septiembre vino a este mundo este alicantino que tuvo que salir de nuestro país para convertirse en una gran estrella como cantante, actor, presentador y lo más importante, su persona encandiló a todos los que hoy le recuerdan.

Gracias a gentes llena de cariño y admiración al eldense más internacional, hemos reconstruido su figura desde estas páginas: con fotografías, relatos, anécdotas, música, y sobre todo, con la visión de quienes le trataron de cerca como amigo y han conseguido mostrarnos a un ser humano generoso, humilde, simpático y ante todo gran artista. 

Desde aquí nuestro recuerdo a su familia y a todos vosotros por mantener su imagen y su trayectoria tan viva.

Vamos a felicitarle con alegría porque si hay un adjetivo que se repite sobre su persona es el de divertido así que con una sonrisa celebremos el día de su llegada a este mundo.

30 de junio de 2010

Alicante Cuenta con Elda


Que sí, que no, que puede, que tal vez. 

Al final lo he subido. El Valle de Elda realizó una entrevista a Marta Améndola (amiga de Alicante Cuenta) y nos mencionó. 

Con la carita roja y una sonrisa por dentro les damos las gracias. 

Saludos a Elda y a Marta.


Joana Sánchez

20 de junio de 2010

21 junio 2010, Pedrito Rico

Nos hemos adelantado un día pero era necesario hacerlo para rendir el homenaje que merece Pedrito Rico. Tal día como hoy falleció hace  veintidós años. Desde Alicante Cuenta queremos tener este pequeño gesto con forma de collage. Con los correos de sus admiradoras y amigas, con música y con todo lo que hemos podido aportar con mucho cariño y respeto.

Se ha convertido para nosotros en una figura importante gracias a la cantidad de información compartida con personas como Marta Améndola, Sandra Martínez Brito, Amalia, Carmen Vázquez que desde Argentina, Miami, etc están unidas por su admiración al eldense que triunfó y fue querido y respetado fuera de nuestras fronteras donde pudo llevar a cabo una fructífera carrera que se vio truncada siendo muy joven.

Pero aquí queremos recordarle con alegría porque la gente que se marcha nunca lo hace del todo mientras guardemos sus recuerdos y los compartamos que es lo imprescindible. Estará muy contento de ver que su trabajo sigue vigente a día de hoy y que vamos a organizar una pequeña fiesta en su honor.





                                         

HOMENAJE A PEDRITO RICO


Hace algunos años cuando me sentí invadir por la nostalgia y por el miedo de perder mis recuerdos con el paso inexorable del tiempo, es que me decidí a escribir. No podía permitir que esos momentos que me marcaron de por vida se diluyeran. Mi existencia no había sido igual que la de otras personas y yo tenía que agradecer de alguna forma a la persona que le había otorgado un tinte mágico.

Esa persona, señores, fue Pedrito Rico. Su desaparición temprana ensombreció el corazón de mucha gente que disfrutó de su arte y su compañía, pero en mi caso significó un golpe muy fuerte del que todavía no me puedo recuperar. ¿Por qué, se preguntarán ustedes? 

Yo sólo puedo responderles que Pedro Rico fue un ser de vibraciones especiales, que su espíritu era tan grande que desbordaba del espacio físico de su cuerpo y que fue para mí la persona con la que no se necesita intercambiar demasiadas palabras porque existe un entendimiento del alma.

Yo nunca había escrito y un día apareció en un periódico un aviso para participar en un certamen literario. El tema era: “Mi personaje inolvidable”. Soy de las personas que piensan que las casualidades no existen sino las causalidades y esa era la oportunidad de plasmar, sólo en parte, lo que Pedrito Rico fue, es y será para mí.


El 31 de Marzo de 1956, procedente de Vigo, arribaba a Buenos Aires, el buque Alberto Dodero. En él viajaba un joven alicantino con su maleta repleta de sueños e ilusiones .Había nacido en Elda, un pueblo de Alicante. 


Su rostro bellísimo, con reminiscencias morunas, donde dominaban unos ojos oscuros y una boca plena en sonrisas parecía surgido del más exquisito cincel. Traía consigo algo especial además de una voz hecha para el cante, una gracia innata, una simpatía desbordante 

Traía duende, carisma, ángel, algo que tienen muy pocos, pero por sobre todo tenía un corazón enorme y bondadoso.El público percibe todo eso y por algo se lo bautizó con el seudónimo de “El ángel de España”.


A partir de su debut en el Teatro Avenida se produjo un constante fluir de amor entre él y su público. En ese instante cuando las mieles del éxito lo bañaron bajo una lluvia de claveles aquel sábado de gloria, Pedrito Rico pasó a formar parte del pueblo argentino, fue uno más de nuestra familia y uno de esos seres que logran diluir las penas y acrecentar las alegrías. Su magnetismo lograba eso.

Hubo muchos momentos especiales pero puedo garantizar que, cuando en los últimos años, en lugar de verlo desde una platea, lo hacía entre bambalinas y veía la reacción de la gente cada vez que su figura aparecía en el escenario, yo sentía ese cálido fervor con que se lo recibía. 

Los vítores, los aplausos los oles y bravos resonaban en las salas de los teatros y creo que aún vibran en ellas, porque son pocos los artistas que saben despertar tamaño cariño.Era parte de nuestra familia, se interesaba por nuestras cosas como si fueran propias, jamás tuvo posturas de ídolo, y vaya si le sobraban motivos para serlo.

Su sencillez conmovía como así también ese don que poseía de no pensar mal de nadie y de ayudar a todo el mundo. Yo creo que al cumplirse un nuevo aniversario de su partida hacia un tablao donde Dios le habrá otorgado un lugar de privilegio, yo debo destacar todas las virtudes excelsas que destacaron a este hombre que me permitió disfrutar de su persona, además de apreciarlo como singular artista. 

El fue, sin duda alguna, el personaje inolvidable de mi existencia y lo será por siempre.

Marta Améndola


Mi Querido e Inolvidable Pedro:


Muchos pensarán que alucino al escribirle una carta a alguien que ya no podrá leerla nunca. La realidad es que a veces converso contigo, y sigo pensando que aún estás allí, en algún lugar del mundo, y que en cualquier momento podré tener la dicha de volver a verte. Para mi es un consuelo escribirte poemas y cartas que sé nunca llegarán a ningún destino. En esos poemas y cartas está escrita la breve historia que vivimos en los años 60s, y que marcó un capítulo en mi vida muy corto, pero muy intenso.

¡Cuantos años han pasado desde que te fuiste! Y sin embargo, creo que en cualquier momento oiré el timbre del teléfono, y que del otro lado escucharé tu voz, o que leeré en algún periódico o en alguna revista que te presentarás próximamente en algún teatro o centro nocturno. 

Aunque el destino nos llevó por caminos distintos, y ya nuestras vidas habían tomado rumbos diferentes desde hacía tiempo, el saber que estabas en algún lugar deleitando a tu público con tus canciones y con aquel carisma que te caracterizaba, alimentaba mis esperanzas para un reencuentro que nunca llegó.

Tu partida inesperada dejó en mi alma una tristeza, que aún, después de 22 años no he superado del todo. Pienso en ti todos los días, y sé que donde estás ahora, eres un Angel que no se aparta de mi lado nunca.

Mi camino después de tu partida ha sido largo. Algunas veces ha sido oscuro, y otras bañado por los rayos del sol. Ese camino ha sido difícil más que fácil…las selvas tupidas, las montañas demasiado altas, la oscuridad aterradora. 

Y a través de todo eso, hasta cuando ha habido niebla en el camino….una pequeña luz; una diminuta estrella que me ha guiado siempre. Y esa estrella serás siempre tú.

Haberte conocido y vivido una historia contigo ha sido el mayor privilegio que Dios me permitió tener, y le doy gracias todos los días porque tu presencia en mi vida desveló para mi el gran misterio de la felicidad. 

Pienso que Dios a veces nos regala con la presencia de personas maravillosas por un corto tiempo, y que después las reclama porque no nos pertenecen….les pertenecen a El. Ese fue tu caso en esta tierra. 

Viniste por un breve período a tocar a muchos con tu magia inigualable. Fuiste un ser increíblemente sobresaliente en todos los niveles, y aunque algunos piensen que los que te conocimos te endiosamos demasiado, sabemos que tal vez nos quedamos cortos al describirte como ser humano y como artista.

En este Aniversario, como en muchos otros, mi pensamiento y mi cariño están contigo, y como creo en la teoría de que vivimos muchas vidas, estoy segura de que en alguna de ellas volveremos a encontrarnos.

Hasta entonces, que Dios te guíe y te proteja siempre.

Sandra Martínez-Brito



Haciéndonos eco de la cultura cinéfila de Paco Huesca, aquí dejamos un enlace la genial actriz Ana Mariscal donde, como bien comenta Paco, colaboró con Pedrito Rico. Una gran actriz, directora, guionista y un gran cantante. Está en francés pero es exquisita y se puede traducir. Y es que Pedro, trabajó con actores de renombre.

ANA MARISCAL Y PEDRITO RICO

Ana Mariscal (en castellano)

"Vestida de novia"


3 de junio de 2010

"Bajo el sol de España" y Pedro Rico





No es nada fácil poder trasmitir en palabras la emoción que significa cada vez que me invitan a participar en algún homenaje a Pedrito Rico.

El domingo 30 de mayo, el señor Juan Carlos Nadal, creador del programa “Bajo el sol de España”, dedicó un importante espacio para recordar a nuestro inolvidable Ángel de España.
Fue realmente un momento en el que el sentimiento se convirtió en el invitado especial de la audición. 

Se fueron desgranando instancias de la vida artística de Pedrito Rico pero, por sobre todo, los más hermosos recuerdos que me ligan a él. Rememorar cuándo y cómo lo conocí, su llegada a nuestro país y su posterior y apoteósico debut en el teatro Avenida, su descenso sobre el escenario dentro de un cuadro, su ligazón con el público iniciada ya en el barco cuando actuó a beneficio de los afectados por la polio.

El Tronío y el tema Dos cruces, los últimos años en los que yo ya no ocupaba una platea, sino que lo ayudaba en el camarín y lo veía desde un rincón del escenario, fueron instantes muy emotivos que los oyentes agradecieron con múltiples llamados a través de los tres teléfonos de la emisora.

Muchos de esos llamados tuve que atenderlos yo misma y la gente me decía haberse hecho eco de mis sentimientos y metido en mi piel porque se sentían identificados al escuchar mi relato. 

Muchos revivieron aquellos años entrañables junto a Pedrito Rico, quien este último domingo nos regaló con su voz a través de páginas antológicas como “ Un gitano español”, “Mi escapulario”, “Elda de mi corazón”, “Dos cruces” y “Hasta siempre España”.

Fue un momento maravilloso que quise completar diciendo que Pedrito Rico sigue ejerciendo su magia porque a través suyo y a pesar de la distancia he conocido a personas tan encantadoras como Joana Sánchez que con su generosidad y desde Alicante me permite compartir con ustedes mis recuerdos y a Sandra Martínez quien desde Miami siente y vibra igual que yo bajo el influjo de ese hombre de bien que se llamó Pedro Rico.

Enlaces a la emisora Radio Pueblo:

Marta Améndola

23 de abril de 2010

Pedrito Rico, un ser inolvidable


Hablar sobre Pedrito Rico, implica para mí, sumergirme en un mar de emociones y recuerdos. Este artista, singular y carismático, dotado de cualidades como cantante, bailarín y showman, nació en Elda, Alicante, España, el 7 de Septiembre de 1932, bajo el nombre de Pedro Rico Cutillas.Desde pequeño manifestó su inclinación por el arte e hizo su debut profesional en el Teatro Ruzafa de Valencia y es en el Teatro Price de Madrid donde lo descubre don Ángel de Dolarea y lo contrata para el Teatro Avenida de Buenos Aires.

Es indudablemente ese lugar la catapulta hacia la fama de este alicantino de voz clara y melodiosa, dotado de gracia, salero y simpatía. Allí debuta un sábado de gloria y a partir de ese instante su sino sería el éxito y el reconocimiento de público y prensa.

Hablar de las distinciones que recogió a lo largo de su carrera sería entrar en un terreno conocido por muchos pero vale la pena destacar alguno de los más importantes: El Disco de oro en Cuba por la venta de un millón de placas de su tema Mi escapulario, 2 veces el Guaicaipuro venezolano, el Ariel uruguayo, el Guido peruano, las llaves de Oro de Miami, la Medalla de Mérito al trabajo, el premio ACE concedido por los cronistas de Nueva York y el premio a los valores humanos, este último uno de los más preciados por Pedrito pues era el reconocimiento a sus labores benéficas en cuanto suelo hubiese pisado.

Lo conocí personalmente el 21 de Febrero de 1958. Ya había disfrutado de su arte a través de audiciones radiales y televisivas, pero ese día cuando lo vi en vivo y, a pesar de tener sólo 12 años, comprendí que algo me uniría a Pedrito Rico por el resto de mi vida. Y así fue. Pedro inició en ese año una larga gira por toda América, concitando el aplauso permanente en todos los países.Fueron dos años largos de ausencia para mí pero fructíferos para Pedrito que vio consolidada su carrera en el extranjero.



Cuando regresó a la Argentina en 1960 comencé a frecuentarlo en el Tronío, un afamado colmao de aquella época. Allí, se formaban interminables filas de admiradoras que llegaban a verlo, repitiendo el suceso del Avenida. Las entradas se agotaban con mucha anticipación, pero gracias a mi padre, yo siempre tenía una de las primeras mesas. Recuerdo especialmente, cuando se apagaban todas las luces y comenzaban los acordes del tema “Dos cruces”. 

Pedrito aparecía entre las mesas como un ser mágico, con ese ángel especial, que le valió el apodo de “El Ángel de España”. Se escuchaba un murmullo de admiración y allí comenzaba el sortilegio de todas las noches. El cambio de chaquetillas, temas como La zarzamora, Pobre niña ciega, Déjame de tipitín, Que ya no te quiero y el tango Cuesta abajo entre otros deslumbraban a todos.

El Avenida contó con su presencia nuevamente en las temporadas de 1962, 1964 y 1967. Las principales salas teatrales argentinas contaron con su participación estelar, entre ellas: El Nacional, Maipo, Liceo, Astros, Estrellas, Michelángelo, Colonial, Lola Membrives, Ópera, Metropolitan entre otras. En el Astral realizó recitales inolvidables con llenos totales y fue precisamente allí donde un 12 de Octubre de 1987 hizo su última aparición artística en nuestra Argentina.




Como bien se destaca en esta página participó en importantes programas televisivos y tuvo su propio show. En Canal 7 de televisión, muchas veces grababa el programa porque también tenía su show en Uruguay. En aquel entonces muchas de nosotras salíamos del colegio con nuestros guardapolvos e íbamos a disfrutar de los ensayos y grabaciones que a veces duraban varias horas. 

El solo rememorar esos momentos me llena el alma. Ya en ese entonces comencé a conocer a un Pedrito Rico diferente. Ya no era solamente el ídolo de multitudes, el hombre asediado y agasajado por todos. Era un ser sencillo, agradable, tierno, atento con todo el mundo, sin distinción de edades ni condiciones. 

A todos atendía con la misma deferencia y amabilidad. Ese ser me cautivó, porque era más grande su faceta humana que su personalidad artística y en este mundo en que todo está tan exento de espiritualidad el encontrar personas con esa grandeza de alma gratifica.
                                                                         


Tuve la inmensa fortuna de no sólo pertenecer a su club de fans sino también de estar a su lado y disfrutar de su compañía, de compartir muchos momentos importantes en su carrera y en su vida personal. Si bien dicen que todos somos únicos e irrepetibles, Pedrito Rico fue un hombre con una luz especial. Quizás abandonó este plano sin saber, en su real dimensión, lo importante que fue para quienes lo conocimos y nosotros, debido a su modestia, tampoco supimos valorar debidamente el regalo que significó estar a su lado.

Es verdad que la gente no muere mientras sigamos recordándola. Por ese motivo yo necesito recordarlo cada día de mi existencia y agradecerle por permitirme formar parte de sus afectos, por brindarme tantos momentos de gozo. Fue un elegido y como digo siempre se convirtió en el ángel que me rozó con sus alas transformando mi vida en algo mágico.

Marta Améndola