21 de octubre de 2014

Vivir es difícil con los ojos cerrados



Haciendo un juego con el título de la película de David Trueba que intenta sea nominada como mejor película extranjera y viviendo estos terribles tiempos que para la mayoría de mortales no son de vino y rosas,y teniendo en mi retina algún acontecimiento no deseado y por supuesto cruel he realizado mi particular ejercicio de reflexión.Y lo he hecho como no podía ser de otra forma volviendo a visionar una película.



El film en cuestión es "Umberto D." de Vittorio de Sica, un verdadero emblema del neorrealismo con un guión al alimón con Cesare Zavattini que fue nominado al óscar.

Umberto Domenico Ferrari es un jubilado que intenta sobrevivir.Marginado por la sociedad y sumido en la pobreza,un profesor de filosofía retirado,vive solo en una pensión con muchas dificultades para reunir el dinero necesario para pagar el alquiler de su habitación.


Los únicos amigos que Umberto tiene en este mundo son una joven criada y, sobre todo,su perro Flike. Se habla de muchas cosas, sobre todo del drama de la soledad humana, la de los ancianos y el amor a las mascotas.



Y claro cuando vemos tantos desahucios, tanta gente sin tener una vida digna y  gente  en estado crítico que le asesinan su perro de una forma un tanto arbitraria, se me parte el alma y me jode un montón.

Máxime si se destapan  casos variados de corrupción, sobre todo los de esos señores encorbatados con chófer que fueron  intocables, de alta cama y baja cuna,que con tarjetas tan opacas, tanto  como sus conciencias se gastaban millones en cenorras, viajes, safaris, joyas, vinos y alcohol y masajes filipinos a costa de otra gente que había sido engañada por ellos mismos y acabaron  con sus ahorros.



Por todo eso y mucho más,entre tantas otras cosas,es muy difícil vivir con los ojos abiertos, viendo, leyendo y oyendo todas estas cosas. Quizás  sería deseable hacer lo que dice Trueba, vivir es fácil con los ojos cerrados...pero no se puede ni debe  mirar a otro lado.

Todavía hay gente que tiene sentimientos y sensibilidad.Y sobre todo sentido de la justicia y de la humanidad.Mi total desprecio a toda esa gentuza y que la justicia sea implacable con ellos.Ojalá,como dicen algunos, llegue de una puta vez ese tiempo nuevo.


Paco Huesca

2 comentarios:

(Alicante cuenta) dijo...

Cierto que no podemos vivir con los ojos cerrados, pero en ocasiones ante tanta noticia negativa donde no hay espacio para la reflexión y sólo para la indignación, es aconsejable-al menos en mi caso-abrir los ojos para contemplar los actos de personas que sí merecen la pena.

Un placer tenerte de vuelta.

paco huesca dijo...

GRACIAS A ti, joana, por seguir estando.