PEDRITO RICO, fotos y música

“Otro para Pedrito”







Es muy difícil describir en unas cuantas estrofas la vida de Pedrito Rico, quién supo ganar el afecto y la admiración de quienes pudimos disfrutar de aquellas presentaciones inolvidables que nos regalaba año tras año.

No me adentraré en lo que fue su carrera como artista, porque sobre eso ya se ha escrito bastante. Hoy recordaré mis experiencias personales con Pedrito, y los recuerdos que se han quedado grabados en mi corazón de una época inolvidable, compartida a retazos con este hombre que marcó mi vida y la de tantas otras personas que lo conocimos.

Recuerdo cuando Pedrito Rico fue a Cuba en la década de los 50s. Yo solamente tenía ocho años, y aún jugaba con muñecas. Aunque no me interesaban las cosas de la farándula, me llamó la atención aquel personaje divino, hermoso, de un carisma inigualable, que se adueñaba de las tablas con una gracia majestuosa. Tenía un garbo y un salero inconfundibles, y en los ojos la mirada limpia del artista que empezaba a triunfar; mirada que nunca se ensombreció por la arrogancia que a veces infunde la fama.


Mi abuela vivía en el edificio “Alaska” al lado de la CMQ Televisión. En los bajos había un restaurante usualmente visitado por todos los artistas de aquella época. Allí, escondida detrás de la escalera, le observé muchas veces merendando, almorzando, o platicando con otros artistas. Conversaba con todos y sonreía con aquella sonrisa que iluminaba su hermoso rostro. 

Yo le contemplaba desde lejos como si fuera un dios. No le conocí personalmente en aquellos días, pero si le conocí años más tarde cuando se presentó en varios centros nocturnos en la ciudad de Miami.

Evoco con nostalgia y cariño aquellas noches de presentaciones en el “Cabaret Montmartre”, el “Toledo”, y el “Prilas”, y la larga temporada en la cual hizo apariciones estelares en “Los Violines”. 

Pedrito había madurado bastante, pero seguía siendo el mismo hombre encantador y amistoso de siempre. Muchas veces se acercó a nuestra mesa y nos dedicó alguna canción. Más tarde le conocí en el hotel “Ponce de León”, donde se hospedaba cuando hacía su temporada en Miami, y desde entonces no me separé de el, acompañándolo siempre que podía.

Hoy recuerdo tantas ocasiones en las que almorzábamos o nos tomábamos un café en el pequeño restaurante de aquel hotel. Me transporto con gran nostalgia las mañanas de playa, y las noches de copas, y de vez en cuando alguna lágrima se me escapa pensando que esos tiempos ya están tan lejanos como el mismo Pedrito, pero doy gracias a Dios porque tuve el gran privilegio de conocer a ese ser maravilloso que iluminó mis años de juventud con su amor y su presencia.

Cuando Pedrito Rico aparecía ante su público, la sala se iluminaba totalmente. Transmitía unas vibraciones tan especiales, que todos enmudecíamos ante tanto talento. En escena, se movía como un príncipe. Vestido de luces o de etiqueta, siempre proyectaba aquella magia que lo caracterizaba. 

Fue una verdadera estrella, que brilló muy poco tiempo. La estrella se apagó aquel triste día de Junio, dejando detrás tantos bellos recuerdos, su voz grabada en sus discos, su inolvidable imagen filmada en sus películas, además del amor que repartió por todo el mundo.

Hoy existe una nueva generación que no tendrán la oportunidad de conocer a aquella joya de la copla; aquel ángel que nos regaló durante el tiempo que estuvo entre nosotros un rosario de maravillosas canciones. No importaba cual género interpretaba, Pedrito Rico ponía su alma en cada canción, en cada verso, y eso hacía que cada vez que cantaba su público se rindiera a sus pies.

Pedrito fue querido y admirado por todos los países que visitó. Enamoró a América Latina, e incluso en Estados Unidos triunfó arrolladoramente casi sin proponérselo. Como ser humano fue un gran amigo. Era un hombre sencillo, con un duende propio, y un estilo original. Desde sus comienzos hasta su inesperada desaparición, fue siempre el mismo. Nunca cambió porque no tenía que hacerlo. Pedrito Rico fue único, auténtico y majestuosamente grande.

Por todos esos recuerdos maravillosos que dejó en mi historia personal, he querido recordarlo hoy repitiendo las palabras del Cantautor Facundo Cabral “Las buenas personas no se van nunca, porque lo mejor de ellos, que es el amor, permanece para siempre en nuestros corazones”, y yo agrego, “Los buenos artistas tampoco se van del todo, porque por siempre quedará la esencia flotando en el aire”.

“Pedrito Rico, donde quiera que estés hoy, que Dios te guarde siempre, hasta que volvamos a encontrarnos.”

Sandra Martínez-Brito





PEDRITO RICO, UN SER INOLVIDABLE


Pedro Rico


Hablar sobre Pedrito Rico, implica para mí, sumergirme en un mar de emociones y recuerdos. Este artista, singular y carismático, dotado de cualidades como cantante, bailarín y showman, nació en Elda, Alicante, España, el 7 de Septiembre de 1932, bajo el nombre de Pedro Rico Cutillas.

Desde pequeño manifestó su inclinación por el arte e hizo su debut profesional en el Teatro Ruzafa de Valencia y es en el Teatro Price de Madrid donde lo descubre don Ángel de Dolarea y lo contrata para el Teatro Avenida de Buenos Aires.

Es indudablemente ese lugar la catapulta hacia la fama de este alicantino de voz clara y melodiosa, dotado de gracia, salero y simpatía. Allí debuta un sábado de gloria y a partir de ese instante su sino sería el éxito y el reconocimiento de público y prensa.

Hablar de las distinciones que recogió a lo largo de su carrera sería entrar en un terreno conocido por muchos pero vale la pena destacar alguno de los más importantes: El Disco de oro en Cuba por la venta de un millón de placas de su tema Mi escapulario, 2 veces el Guaicaipuro venezolano, el Ariel uruguayo, el Guido peruano, las llaves de Oro de Miami, la Medalla de Mérito al trabajo, el premio ACE concedido por los cronistas de Nueva York y el premio a los valores humanos, este último uno de los más preciados por Pedrito pues era el reconocimiento a sus labores benéficas en cuanto suelo hubiese pisado.


Lo conocí personalmente el 21 de Febrero de 1958. Ya había disfrutado de su arte a través de audiciones radiales y televisivas, pero ese día cuando lo vi en vivo y, a pesar de tener sólo 12 años, comprendí que algo me uniría a Pedrito Rico por el resto de mi vida. Y así fue. Pedro inició en ese año una larga gira por toda América, concitando el aplauso permanente en todos los países.

Fueron dos años largos de ausencia para mí pero fructíferos para Pedrito que vio consolidada su carrera en el extranjero.

Cuando regresó a la Argentina en 1960 comencé a frecuentarlo en el Tronío, un afamado colmao de aquella época. Allí, se formaban interminables filas de admiradoras que llegaban a verlo, repitiendo el suceso del Avenida. 


Las entradas se agotaban con mucha anticipación, pero gracias a mi padre, yo siempre tenía una de las primeras mesas. Recuerdo especialmente, cuando se apagaban todas las luces y comenzaban los acordes del tema “Dos cruces”.

Pedrito aparecía entre las mesas como un ser mágico, con ese ángel especial, que le valió el apodo de “El Ángel de España”. Se escuchaba un murmullo de admiración y allí comenzaba el sortilegio de todas las noches. El cambio de chaquetillas, temas como La zarzamora, Pobre niña ciega, Déjame de tipitín, Que ya no te quiero y el tango Cuesta abajo entre otros deslumbraban a todos.

El Avenida contó con su presencia nuevamente en las temporadas de 1962, 1964 y 1967. Las principales salas teatrales argentinas contaron con su participación estelar, entre ellas: El Nacional, Maipo, Liceo, Astros, Estrellas, Michelángelo, Colonial, Lola Membrives, Ópera, Metropolitan entre otras. 

En el Astral realizó recitales inolvidables con llenos totales y fue precisamente allí donde un 12 de Octubre de 1987 hizo su última aparición artística en nuestra Argentina.

En plena actuación


Como bien se destaca en esta página participó en importantes programas televisivos y tuvo su propio show. En Canal 7 de televisión, muchas veces grababa el programa porque también tenía su show en Uruguay. En aquel entonces muchas de nosotras salíamos del colegio con nuestros guardapolvos e íbamos a disfrutar de los ensayos y grabaciones que a veces duraban varias horas.

El solo rememorar esos momentos me llena el alma. Ya en ese entonces comencé a conocer a un Pedrito Rico diferente. Ya no era solamente el ídolo de multitudes, el hombre asediado y agasajado por todos.

 Era un ser sencillo, agradable, tierno, atento con todo el mundo, sin distinción de edades ni condiciones. A todos atendía con la misma deferencia y amabilidad. Ese ser me cautivó, porque era más grande su faceta humana que su personalidad artística y en este mundo en que todo está tan exento de espiritualidad el encontrar personas con esa grandeza de alma gratifica.

Tuve la inmensa fortuna de no sólo pertenecer a su club de fans sino también de estar a su lado y disfrutar de su compañía, de compartir muchos momentos importantes en su carrera y en su vida personal. Si bien dicen que todos somos únicos e irrepetibles, Pedrito Rico fue un hombre con una luz especial

Quizás abandonó este plano sin saber, en su real dimensión, lo importante que fue para quienes lo conocimos y nosotros, debido a su modestia, tampoco supimos valorar debidamente el regalo que significó estar a su lado.

Es verdad que la gente no muere mientras sigamos recordándola. Por ese motivo yo necesito recordarlo cada día de mi existencia y agradecerle por permitirme formar parte de sus afectos, por brindarme tantos momentos de gozo. Fue un elegido y como digo siempre se convirtió en el ángel que me rozó con sus alas transformando mi vida en algo mágico.

Marta Améndola
21/04/2010




Hemos encontrado una página web donde se hace alusión a personajes célebres de Elda. Por supuesto, Pedro Rico está en ella.

Se trata de: http://www.amarguillo.com/personajes.htm





MÁS TESTIMONIOS



Pedrito Rico no sólo fue un artista maravilloso , sino un ser humano genial solo los que tuvimos el placer de tratarlo personalmente sabemos de su humildad y su gran disposicion para atender a sus admiradoras y a quienes despues de su actuacion se acercaban a saludarlo o a pedirle un autografo ,atendia con su mejor sonrisa a pesar del cansancio que le demandaba el trabajo impecable que hacía sobre el escenario.Es por eso que lo seguimos recordando, y siempre estará en nuestros corazones

Carmen Vázquez



Gracias a la generosidad de Marta Améndola podemos ofrecer instantáneas diversas de Pedro. Actuaciones, momentos personales, junto a sus fans, familia...

Por favor, pedid permiso a la hora de utilizar estas imágenes o citar la fuente. Gracias.







Año 1985 entrando al Restaurante Quijote



En el 25 aniversario de su carrera en Argentina, 1981







Pedrito Rico




Con su madre





En el Tronío




SU MÚSICA















21 de junio 2011

Fue un 21 de junio de hace 23 años, que se me estrujó el corazón al enterarme que mi querido Pedrito Rico pasaba a formar parte de mis recuerdos. Esta es una de sus últimas fotos y así permanecerá en nuestra retina. Pedrito siempre será joven en nuestros corazones.

Amalia Intriago




Y en 2012 también nos acordamos de Pedro Rico, ¡claro que sí!



Se llamó Pedrito Rico

Dijo el genio del poeta
Boca triste y ojos grandes
Y yo a todos les digo
Que no hay otro que te iguale
Entre nosotros estabas
Envuelto en traje de luces
Con los brazos extendidos
Y nos cantabas “Dos cruces”
Yo era apenas una niña
Deslumbrada por tu arte
Y en tu rostro vislumbraba
La sonrisa de los  ángeles.
Tu bella voz recorría
Aquellas coplas señeras
Y en todos flameaba España
Como gloriosa bandera
Yo soy de Elda, señores
Nos dijiste cierto día
Me llamo Pedrito Rico
Y he llegado a la Argentina
A nadie te parecías
Eras auténtico en todo
Con tu decir peculiar
Con el cantar a tu modos
Con esa voz melodiosa
Y el sonar de tus palillos
El cuerpo a pura fibra
Y tu pelo crespo endrino

Marta Améndola

Pedrito Rico fue un artista que abarcó otros géneros además de las canciones españolas. Su voz dúctil le permitió hacerlo y regalarnos impecables versiones de la música melódica y el tango, entre otros. Esta dulce melodía quiero que sea parte del tributo a un hombre y artista extraordinario.

Marta Améndola

22 comentarios:

amalia dijo...

UN AMOR ADOLESCENTE – UN RECUERDO PERMANENTE
Todo comenzó cuando mi padre un día del año 1958 me llevó al Cine Gloria ( que era donde daban las películas españolas) a que viera a ese cantante que tanto me gustaba escuchar por radio.
La película “ El Angel de España”. Salí del cine enamorada de ese muchachito joven, con un rostro hermoso, que cantaba y zapateaba de maravillas y tenía una sonrisa que era una gloria ver.
Ese día ,con 12 añitos , supe lo que era el amor. El amor con mayúsculas; ese que ni se compra ni se vende. Solo quería escuchar a Pedrito Rico. En la contratapa de todos mis libros decía “Pedrito Rico”. Sabía de memoria todas sus canciones y de una punta a la otra de mi patio, andaba bailando y cantando los temas de Pedrito.
Por las noches pasaban por radio desde el teatro, el espectáculo “Romerías”,si actuaba él, yo estaba en primera fila junto a la radio para escucharlo.
Así fue el hechizo que produjo en mí este hombre y este artista.
Pasaron muchos años desde aquel día hasta el infausto 1988, yo seguí bailando, estudiando, trabajando, y “admirando a Pedrito Rico”.
Hoy a la distancia puedo decir que Pedrito Rico artista era único. Su encanto creo que residía en que además de cantar con una voz cristalina, siempre joven, y zapatear con fuerza y arte, amaba lo que hacía y lo transmitía. Supo actualizarse permanentemente y abarcar todos los géneros de moda que se acercaban a su estilo. Así cantó tanto copla como pasodobles; cha-cha-cha ; bolero; rock; y todo con el mismo arte y gracia.
Llenaba todos los teatros más importantes donde actuó. Se formaban colas enormes de chicas para verlo actuar. Su vestuario era magnífico y lujoso. Según la interpretación podía ser traje de smoking, o hermosas chaquetas bordadas, capas toreras, todo lo lucía a la perfección ya que también tenía un cuerpo privilegiado.
Algunos números señalan el éxito alcanzado por Pedrito Rico, por ejemplo: 56 discos long-plays; 400 canciones en su repertorio; más de 50 giras a la Argentina;películas montones de clubes de admiradoras en toda América. Nunca le faltó el éxito y el amor de las multitudes.
Pedrito Rico persona también fue único.
Pese a su fama y a sus actuaciones en los mejores teatros, cada vez que el alguno de los muchos clubes españoles se realizaba una fiesta, allí estaba él. Fuera el Centro Gallego, Centro Asturiano, Centro Andaluz,etc. En todos lados actuaba con la misma magnífica ropa, la misma magnífica orquesta, el mismo magnífico cariño a su público.
Fue también un filántropo. En el año 1957, las revistas destacaban que había acudido al Hospital de Niños y recorriendo todas sus salas entregaba su sonrisa y un juguete a los niños allí hospitalizados. Siempre que visitó Argentina, se caracterizó por llegarse a los lugares carenciados llevando su alegría y algún alivio. También cuentan que cuando hizo su primera visita a la Argentina, se enteró en el trayecto que aquí había una epidemia de poliomielitis, y actuó para recaudar fondos que entregó para ayudar a combatir el mal.

ESTE FUE PEDRITO RICO. Ya en su primera película, como parte del guión, decía YO SOY DE ELDA, un pueblito pequeñito de Alicante.

Joana (Alicante cuenta) dijo...

Hola Amalia: Gracias por contarnos tu relación con Pedro. La verdad es que a medida que compartís más anécdotas (tanto tú, como Marta o Sandra) dan ganas de seguir conociendo a Pedro aunque ahora sólo sea a través de su música. Besos.

Sandra dijo...

“A la Tierra Vino un Angel”

Un día como hoy, en Elda, provincia de Alicante, España, nació un niño a quién bautizaron con el nombre de Pedro Rico. Siempre me he preguntado como fue ese día. Tal vez el sol brilló más fuerte que nunca; o quizá llovió, como si el cielo llorara porque uno de sus más bellos ángeles se había escapado para emprender una misión en la tierra. Dios le regaló el don de poder cantar como pocos. Su misión fue la de hacer felices a muchos al llevar ese canto por el mundo.

Según contaba el mismo, desde pequeño sintió inclinación por el canto y el baile. Sus padres no querían eso para el, y hasta le prohibían que cantara, pero estaba escrito en su historia personal que triunfaría como artista. Tan joven era en sus comienzos, y su rostro tan juvenil y angelical, que se le dio a conocer mediaticamente como “Pedrito Rico”, y más tarde por el seudónimo de “El Angel de España”.

Me pregunto como sería hoy día Pedrito Rico de haber vivido. Le imagino con las sienes plateadas por el tiempo, dándole a su rostro un toque de distinción, aunque realmente no necesitaba de eso, porque distinción era lo que le sobraba. Le veo guapo como siempre, con su rostro moreno marcado por los años, porque de eso nadie se escapa. Seguiría cantando esas coplas que nos hicieron vibrar en otro tiempo, y bailando como entonces, aunque tal vez se cansaría un poco. Quizá su estilo y su repertorio habrían cambiado, porque el público a veces exige esos cambios, pero seguiría siendo el mismo Pedrito Rico, con su porte de señor. Su voz no habría cambiado mucho; si acaso mejorado con el pasar de los años. Seguiría siendo siempre el mismo, con esa mirada de niño bueno que le caracterizaba, y con la sonrisa que iluminó tantas veces mis momentos difíciles. Me pregunto si nuestros caminos se habrían cruzado de nuevo, y estoy segura que de haber sido así, mi corazón se habría regocijado, y esta vez hubiera atesorado la nueva oportunidad de estar cerca de el.

De mas está repetir que en el momento que le por primera vez le vi mi vida cambió. Más de cuarenta años han pasado desde ese momento, y ahora soy una mujer cuya juventud ha desaparecido, sin embargo los recuerdos de aquellos tiempos están llenos de colores, y de imágenes que no se han empañado con el pasar de los años.

Aquel niño tuvo una vida corta. Acumuló fama, fortuna, amigos…para después desaparecer. Pero en nuestros corazones siempre quedará su recuerdo. No se ha ido, porque siempre está entre los que le conocimos y le amamos. Y en las noches de Elda, cuando todos duermen, seguramente algún caminante nocturno escuchará la voz de un trovador cantando a lo lejos: “Yo soy de Elda señores……”

Sandra Martínez-Brito

09/07/2010

martes 7 de septiembre de 2010 16:30:00 GMT+01:00

Jackie dijo...

A instancias de mi amiga Sandra, me he animado a escribir unas líneas para ese hombre inolvidable que se llamó Pedrito Rico, y que para muchas de nosotras fue mucho más que un ángel.

Le conocí en la década de los 60s en Miami, cuando yo estudiaba medicina y casi no tenía tiempo de divertirme, pero un grupo de amigas de la Universidad casi me obligaban a acompañarlas a ver a un artista que no significaba absolutamente nada para mí, porque no le conocía. Había venido de Cuba a Estados Unidos cuando solo tenía diez años, y pienso que escuché en alguna ocasión a alguien hablar de Pedrito Rico, sin que yo le pusiera la menor atención. Mientras les acompañaba a aquellas presentaciones en el Cabaret Montmartre, fui conociendo y admirando cada día al artista, y luego al hombre cuando mas tarde tuvimos la dicha de poder compartir con él tantas aventuras.

A Pedrito le acompañaba su guitarrista Juan, a quién llamaban “El Brujo”. Este personaje mas tarde sería mi compañero de baile y de copas. También era un hombre muy simpático, abierto, y tenía lo suyo. No puedo evitar el sonreír al recordar que Pedrito sentía a veces celos profesionales cuando el público pedía que saliera “El Brujo” a tocar la guitarra, pero en realidad se llevaban muy bien, y se querían mucho.

Hicimos un grupo muy lindo, y muchas veces escapé clases con mis amigas para irnos de playa o de paseo. Pedrito tenía la habilidad de conquistarnos para que nos escapáramos. No tenía que esforzarse, porque siempre estábamos dispuestas a complacerlo. Este hombre tenía un “no se qué” que cautivaba, y secuestraba el alma de la gente. Una vez que se le conocía, era imposible serle indiferente. Tenía una sonrisa carismática, y un don de la palabra increíble. Jamás le molestó el agasajo del público; por el contrario, estaba dispuesto a conversar con todos, siempre con una sonrisa.

Fue desafortunado que desapareciera tan pronto. Cuando lo supe no lo podía creer. Entonces me di cuenta de lo frágil que es la vida, y hoy pienso que daría cualquier cosa por devolver el reloj hacia atrás y volver a vivir aquellos momentos. Nunca podré olvidar a aquel hombrecito que nos deleitó tanto con sus canciones, y nos hizo vivir momentos inolvidables. Me alegra saber que se le recuerda con tanto amor. No ha habido ni habrá otro cómo el. ¡Que suerte haberle conocido!

Joana dijo...

Un poco tarde pero te doy las gracias Jackie. He leído con tranquilidad tu comentario. Acabo de modificar la página, para que esté todo concentrado: palabras, música y fotografías. Gracias a todas vosotras por acercarnos de esa manera tan generosa su figura.

Un abrazo fuerte

Teresita de Jesus dijo...

Mis recuerdos de Pedrito se remontan a los años 50s, cuando este cantante llegó muy jóven a Cuba, y causó un alboroto general en toda la isla. Recuerdo que las presentaciones se llenaban totalmente, y todas las revistas y periódicos no hablaban de otra cosa que de Pedrito Rico. Su música se escuchaba en todas partes, y se volvió famoso inmediatamente sin dejar espacio para otros cantantes.

Sus presentaciones en la CMQ Televisión se hicieron frecuentes, en programas como "Juéves de Partagás" y "El Casino de la Alegría". Yo recuerdo que esperaba esas presentaciones con nerviosismo. No tuve la dicha de conocerlo personalmente, pero mi prima Sandra, que sí le conoció, me ha hablado mucho de el, y me ha mostrado fotos y películas que me han transportado a aquellos tiempos. Juntas hemos escuchado su música, y siento una nostalgia muy grande al escuchar de nuevo su voz, ya que hacía muchos años no había vuelto a escucharle, porque el sistema de Cuba le vetó muy al principio de los 60s.

Para este artista inigualable, va todo mi cariño, y a pesar del tiempo transcurrido, seguirá siendo siempre mi "Angel de España"

Sandy dijo...

En estas fechas tan señaladas, no podía permitir dejar de escribir mi comentario al recordar aquella lejana Navidad que compartí con ese ser tan especial que fué Pedrito Rico. Entre todo el alborozo y las fiestas que en estos días se presentan, siempre a mí vuelven las memorias de tantas y tantas cosas lindas que este maravilloso hombre me regaló, y espero que, hoy se encuentre en un lugar de paz, armonía y amor. Desde aquí, Pedrito, todo mi amor de siempre.

Marta dijo...

Al igual que Sandra no puedo dejar pasar estas fechas sin recordar a ese ángel conque Dios nos obsequió. Pedrito compartió con nosotros en Argentina varias fiestas navideñas y de fin de año. Esas fiestas se veían opacadas por la lejanía de sus familiares y nosotros en pequeña medida tratábamos de compensar en cariño y compañía la ausencia de sus seres más queridos. Él, por su parte, supo brindarme su apoyo en las primeras que pasé sin mi padre y eso como tantas otras cosas que me dio no lo he de olvidar mientras viva. Por eso vaya mi recuerdo y cariño incondicional para Pedrito Rico. Para Joana y todos los integrantes de este blog mis mejores deseos y mi eterno agradecimiento.

Joana dijo...

Mis gracias van para vosotras, y también para Pedrito, porque gracias a su descubrimiento he tenido la oportunidad de conoceros, sobre todo a ti, Marta. Y sí debía ser un ángel para que pasado el tiempo le recordéis con tanto amor y constancia. Es lo que tiene ser una buena persona, que nunca mueres del todo, con vuestras palabras y cariño le hacéis revivir. Un beso para ambas.

Sandy dijo...

En este Aniversario de su muerte no puedo dejar de publicar mi comentario y recordatorio a quién fue "Mi Personaje Inolvidable". Me adelanto porque no se si podré entrar ese día y no quiero que pase la fecha del 21 de Junio sin recordarlo con el mismo amor de siempre. A medida que pasa el tiempo se acentúa mas su ausencia. A pesar de que ya han pasado 24 años, a veces me parece que voy a verlo aparecer en algún programa o en algún Club Nocturno actuando y cantando para todos. Espero que los que aún le recordamos no dejemos pasar esta fecha sin escribir algo en estos foros que tan cariñosamente han abierto una página en su memoria. Pedrito, que sigas en la compañía de Dios y de los ángeles.

amalia dijo...

Su luz fue tan grande que aún sigue brillando.
Perdura su recuerdo porque más allá de su arte; su sencillez, simpatía y dulzura conquistó nuestros corazones.
SEGUIRA VIVO SU NOMBRE MIENTRAS VIVAMOS QUIENES LO CONOCIMOS.

Joana dijo...

Hola a todas,

Me permito subir el vídeo que Marta ha colgado en Youtube como homenaje a Pedro Rico en este 2012.

Es un emotivo homenaje

Un beso

Sandra Martínez-Brito dijo...

Al llegar otro aniversario del natalicio de mi inolvidable Pedrito Rico, no puedo menos que escribir uno de aquellos pasajes que junto a el viví para publicarlo en alguna de esas páginas que tan cariñosamente han dedicado a nuestro “Angel de España”.

He estado recordando una hermosa noche, cumpleaños de Pedrito, en la cual debutó en el Teatro Trail, en esta ciudad de Miami, presentando además la premier de su última película, “Vestida de Novia”. Después de la actuación decidimos irnos un grupo a un restaurante Español que había abierto recientemente, y en el cual había una taverna muy típica donde noche a noche presentaba su show un conocido bailarín junto a su grupo flamenco. Cuando llegamos a la taverna se formó un alboroto increíble al reconocer el público a Pedrito y a El Brujo. Enseguida ellos se adueñaron del espectáculo y estuvimos hasta bien entrada la madrugada porque, después que el restaurante cerró sus puertas, el dueño puso dos botellas de vino sobre la mesa y estuvimos cantando y conversando sin darnos cuenta de que el tiempo transcurría. Así siempre eran de impredecibles las veladas junto a Pedrito. Podía esperarse cualquier cosa menos lo que se había planeado antes. Fue la única vez que Pedrito celebró su cumpleaños a mi lado, y para mi será siempre algo inolvidable.

Nunca olvidaré las presentaciones mágicas, los días de playa tomando sol, lo cual pagábamos con una dolorosa quemazón, los días de lluvia en los cuales no podíamos salir y nos quedábamos dentro de la casa o en la habitación del hotel y ordenábamos comida China, la alegre Navidad y el brindis de Año Nuevo. Todos esos recuerdos los atesoro en mi corazón y siempre me acompañarán hasta el ultimo día de mi vida. En este aniversario de su natalicio, en el cual cumpliría ya 80 años, le rindo una vez mas un pequeño homenaje a quén fuese embajador de la copla por todo el mundo, y un poema que he escrito para esta ocasion tan especial.

“A Pedrito en su Cumpleaños”
(Septiembre 7, 2012)

Como siempre, te dedico otra poesía
Coloquemos el pastel sobre la mesa
Aunque ya no estás no importa, hoy es tu día
Celebremos lo que fue, sin mas tristeza

Te quedaste siempre dentro de mi historia
como cuando te vi por vez primera
Tu recuerdo guardo en mi memoria
cual hermoso madrigal de Primavera

Hoy, en el aniversario de tu día
Te doy gracias otra vez por tu presencia
Por regalarme magia y fantasia

Y por lo bello de otro tiempo; aunque tu ausencia
me golpee cruelmente la consciencia
Felíz celebro tu cumpleaños todavía

“Alma de un Angel”

Marta dijo...

Pedrito hoy hubieses cumplido años y como ayer y como siempre, este es un día especial para mí. En 1932 llegabas al mundo para llenarlo de luz, de alegría, para brindarnos tu arte, tu presencia, tu ángel y sobre todo tus cualidades como persona. He tenido la bendición de disfrutarte como artista y ser humano. Le diste a mi vida magia, la pintaste con los brillantes colores que emanaban de tí por todo eso te doy las gracias y deseo que desde donde estés veas y sientas que los que te hemos querido de verdad te recordamos con amor.

Marta Améndola

amalia dijo...

Quiero dejar presente mi recuerdo en este día tan especial para quienes fuimos sus incondicionales admiradoras; y hoy, con Marta a la cabeza somos sus más fervientes difusoras.
Quedó en esta tierra para siempre su voz, cálida, alegre, inconfundible.-Esa es la magia de ser artista.
Felíz día en los cielos querido Pedrito Rico.

Mario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Marta dijo...

Hoy 7 de Septiembre cumpliría años Pedrito Rico y como siempre quienes hemos tenido la dicha de conocerlo, recordamos esta fecha como un regalo que nos hizo la vida permitiéndonos conocer a un ser maravilloso que con su sola presencia transformaba la existencia de quienes compartían con él momentos, ya sea viéndolo actuar, conversando, acompañándolo, en fin estando a su lado. He tenido la fortuna de escuchar los comentarios de muchas personas que se acercaron a la página que le dediqué en facebook y todas, unánimemente hablan de su humildad, de su bondad y simpatía. Por eso y por todo cuanto nos dio, lo seguimos recordando con amor

amalia dijo...

Como cada 7 de septiembre,este es mi recuerdo cariñoso para quien vive en mi corazón.
Felíz día en los cielos querido
Pedrito Rico.

Joana dijo...

Yo también, aunque tarde me uno al recuerdo a Pedrito. Sois maravillosas y me alegra que sigáis pasando por este rincón que nació fruto de la casualidad que a veces es la mejor razón por la que surgen las cosas.

Un beso para todas.

Anónimo dijo...

su recuerdo quedara por siempre en mi corazon, me encantaba entonces y me encanta ahora escuchar sus canciones y no me averguenzo a decir que mis Ojos se llenan de lagrimas quando escucho su voz. R.I.P. Pedrito!!

Juan Salvador dijo...

Conocí a Pedrito desde sus inicios en Argentina y unos ańos antes de su partida lo vi en New York y lo llevé en mi "carro" hasta su hotel, en Manhatan. Lo admiré profundamente siempre. Desearía contactarme con Marta Améndola y por eso le dejo mi correo: monazo39@gmail.com. El "angel" de Pedrito nos acompaña permanentemente...

Marta dijo...

Este mensaje es para Juan Salvador, hay que facebook una página que creé para Pedrito Rico y es www.facebook.com/PedritoRicoElAngelDeEspana, con fotos, videos y recuerdos de este artista maravilloso y mejor persona. Cordialmente Marta Améndola