19 de diciembre de 2015

Venga, va... ¡Feliz Navidad!


Había optado por no felicitar las fiestas, esconderme estas semanas y fruncir el ceño, pero no me sale. No es mi naturaleza.

Sé que son fechas en las que:

  • Se echan de menos a personas que se fueron
  • Son semanas consumistas y de cenas a las que a veces no apetece ir (y otras sí)
  • Días de llamadas de personas que no te hablan el resto del año :) 


Pero, me he dicho: ¿Y si le damos una patada al pesimismo? ¡Total, el mundo va a seguir girando!

Ayer compré el árbol de Navidad más pequeño del mundo. Cuando lo decoraba hoy me daba hasta risa... Pero es mío. Mi diminuto y poco ostentoso árbol. Al lado, hay un muñeco de nieve más pequeño todavía. Si los enciendes a la vez (el árbol tiene luces LED) parece la entrada de un pub.

¡Claro que no estoy alegre al 100%! Pero ¿quién lo está?

Felicito a todas las personas que sobreviven a estas celebraciones, a los que van a mirar un hueco dejado por una persona especial que este año no va a estar, a quienes pasan de las Navidades y las vivirán como un mes más, a los que vuelven a ser niños y tienen ganas de que llegue el día 25 o la Noche de Reyes (mi favorita)

Pero sobre todo, felicito a personas que están ahí de una u otra forma, todo el año.

Miguel Ángel: amigo por casualidad, hace ya siete años. Que cumple años cuando llega el 31 de este mes, y con el que se puede hablar de cualquier tema. Reflexivo, buen amigo, cariñoso y un tipo que le pone una sonrisa a cualquier época (sea buena o mala)

Elisabet: compañera de estudios, y luego amiga de largas llamadas telefónicas y de exposiciones donde, reconozco que el talento lo ponía y lo pone ella, y yo la he acompañado sólo como aprendiz (de todo se aprende) Es una luchadora y muy buena persona.

Esther: mi cuñada y mi amiga. Testigo de mi adquisición liliputiense ayer. Gracias por haberte convertido en mi confidente y por ser tan equilibrada XD, intento que se me pegue algo, estoy en ello. En serio, son muchas Navidades con ella, y noches de Roscón grandiosas.

Mabel: la amiga que llegó a través del blog :) ¿Se puede ser más optimista y graciosa? No, doy fe. Es la persona con más paciencia que conozco (también intento que se me pegue algo) sensata y loca a partes iguales, tímida dice ella, pero lo disimula muy bien. Siempre está ahí aunque le estén sucediendo un millón de cosas.

Esther: desde el instituto andamos encontrándonos y alejándonos. Ahora ya no vive aquí pero sigue igual de cerca. Una campeona, una buena consejera y la más optimista del universo. Ella es un ejemplo para mí. La quiero mucho.



Pablo: 11 años de amistad. La palabra tranquilidad si se busca en la RAE aparece junto a su nombre y apellidos. Si algo aprendo a su lado es a no tomarme las cosas tan en serio, pero a ser serio cuando hay que serlo. Es el único hombre que me ha regalado un globo (uno de mis sueños, las joyas son para otras) y por eso y otras razones más profundas, le quiero mucho.

Belén: una de esas amistades que sabes que va a ser para siempre, a pesar de la distancia, no vive en Alaska, pero la vida da muchas vueltas y en ella se producen cambios y obligaciones que, a veces, impiden charlar con esas personas con las que te entendiste desde el minuto uno. Sé que éstas, van a ser unas Navidades especiales para ella.

Paco Huesca: a ti hay que nombrarte con apellido incluido. ¡Nos vemos de uvas a peras! Pero nos contamos todo. Prudente en cuanto a consejos y una enciclopedia andante en lo que se refiere a Alicante y el Séptimo Arte. El tipo más carismático que he conocido y que más sabe de cine porque lo ama y lo vive. Sensible y educado hasta el infinito.

Marta: que también conocí gracias a este blog y que años después ahí continúa, luchando y con su mejor sonrisa. Ay, mi Buenos Aires querido... :) es la mujer más joven de todas las que conozco (y que nadie se enfade) pero su actitud es así, la de una joven entre rebelde y sensata. Si voy a Argentina, te visito la primera, y lo sabes.

Roberto: el amor de mi vida. Al que se le ocurrió crear este blog. Una de esas personas que pasan por tu vida, dejan huella y piensas que van a estar ahí siempre. En lo bueno y en lo malo. La vida es caprichosa y a veces, juega mal sus cartas (o nosotros) pero será considerado el amigo más especial pasen los años que tengan que pasar. Y lo sabes.

Y ahora sí: Feliz Navidad, y en especial a Enrique Tárrago por sus comentarios, su ánimo constante en el terreno profesional, su optimismo contagioso y sus reflexiones críticas unas veces, y la mayoría, de una ternura máxima.

Os quiero mucho, en Navidad y dentro de mil años.





2 comentarios:

Marta dijo...

Gracias Joana por contarme entre tus afectos, sabes que tú tienes tu lugar preferencial en los míos. Gracias por tu apoyo incondicional, por estar siempre, por brindar espacios en todos los aspectos. Yo te presto a mi angelito para que vele por tí y te ayude en la vida. Besotes

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Bien, Joana, bien ... mucho mejor ... FELIZ NAVIDAD, amiga
Ah, como siempre, has vuelto a ponerme colorado y mi autoestima a cien.
Feliz noche