8 de febrero de 2015

La gala interminable


La  mal llamada fiesta del cine español subió de audiencia.Casi cuatro millones .Era sábado que no domingo y el año pasado el cine español también subió en espectadores.Bien y merecidos diez goyas a "La isla mínima" en una gala máxima.Pero vayamos por partes.

Dani Rovira lo hizo bien cuando el guión le dejaba, aunque en ocasiones parecían monólogos del club de la comedia. Hubo alfombra rosa o fucsia, eso no me quedó claro.No fue roja.¡Ay,ay! Se habló de cultura con mayúsculas, de la ley de cine prometida y siempre aplazada , de lo mal que van las cosas  y del IVA pero  discretamente por el presi de la Academia y Almodóvar al decirle al ministro algo así como que no estaba incluido en el mundo de la Cultura.

Desde Pe hasta "Nach" Wert pasando por Massiel (????). Chicos modelos y guapos y actrices jóvenes y bellas con vestidos, mejor faldas, imposibles para hacer cualquier cosa normal, entregando goyas. 

Lo de los modelitos me está cargando un poquito. Televisivamente hablando la gala fue de cero patatero.Y lo que no se puede tolerar es que dure 3 horas 46 minutos sin anuncios.Y es que cuando uno ya anda mirando el  reloj y no  porque sean esas horas brujas tan bonitas, algo va mal.

Pasa lo mismo  en las pelis.Y mal empezó la  gala con una puesta en escena muy al estilo del director de la misma.Luego se recondujo.Cuatro canciones a modo de declaración de intenciones en donde las estrellas de antes fusionaban sus voces con las de ahora."Acompáñame", "A tu vera", "Yo soy aquel " y "Resistiré" (Marieta, Lola, Raphael y el Dúo Dinámico) con un final de acto coral a modo de musical.Esto siempre suele gustar al personal.

Se habló del pasado,del presente ,pero sobre todo del futuro del cine español.Y yo en esto me alegré de ver a Asunción Balaguer, Terele Pávez, José Sacristán, José Luis  Cuerda y un Juan Diego algo rarillo por cierto, pues ellos son la historia del cine.

Y no podemos borrarlos de un claquetazo . Pero,hay más, ¿dónde están ? Hubo apología de la Cultura por todos los sitios.Banderas hizo un speach en donde me pareció llegaba  hasta la filosofía, metafísica y su hija Stella del Carmen.

Muy bien los tres galardonados de "8 apellidos, vascos" por acordarse de Alex Angulo, Amparo Baró y ese beso entre Dani y Clara  que era más real que de cine.

Y es que esto de los besos en directo se  llevan un montón.Y no hablemos de lloros.Fue una de las galas mas lacrimógenas de la historia.De los agradecimientos no quiero ser cansino pero son un coñazo.Solo  les falta agradecerlo a  las mascotas.

El último,el del productor de la mejor película, es que ni sabía él misno lo que estaba diciendo.Aunque lo más patético fue   la aparición del hombre orquesta, lo del claqué y el miniconcierto de Miguel Poveda que no se sabía qué pintaba aunque cante bien y todo eso.

Las galas deben ser ágiles.Recuerdo una presentada por Eva Hache que no llegó  a las tres horas.Perfecta.

Justo el goya a Polonia y curioso que "Magical girl", Concha de Oro en Donosti, solo lograra el de mejor actriz. 

La  apuesta por los cortos bien pero señores, seamos coherentes ¿para cuándo los  cortos de nuevo en  las salas comerciales antes de los largos? Y poca cosa más.La llamada fiesta del cine español debe mejorar.Creo que la gala de los Goya debe pasar una ITV para que en su treinta cumpleaños sea digerible de una puñetera vez.

Por cierto, fue la gala de los tacos, pero eso no tiene importancia.


Paco Huesca

1 comentario:

Joana Sánchez dijo...

El beso de Dani Rovira y Clara Lago fue auténtico. Todo lo que trasmite este cómico es autenticidad. Hace poco declaró: "El amor es importante,pero no lo más importante. Estoy enamorado de mis amigos, de mis aficiones, de mi vida, de todo lo que hago..."

Para amar y dar esos besos, uno tiene que estar enamorado de la vida. Afortunadamente él lo está, y parece que ella también :)

Un beso de realidad, eso es lo que fue.