4 de abril de 2021

Esa mirada, esas manos gigantes, esas imitaciones, toda esa locura


Lo intento.
Sigo p'alante.
Sumo días.
Y hasta la tecnología juega en mi contra.
Dos imágenes tuyas se han colado en mi pantalla.
Les he sacado la lengua.
Deslicé con el dedo aquella aparición.
Semana Santa y ahí estás tú.
Que desapareciste y ascendiste al anonimato.
Qué quieres.
Ahí estaba esa mirada.
Las manos gigantes.
Toda aquella fragilidad escondida tras una camiseta graciosa.
Qué poder tiene el tiempo.
Ya no me acuerdo de lo malo.
Verte fue como tropezar con un amigo del colegio.
Con ese al que nunca diste un beso en el viaje de fin de curso.
Con la diferencia de que tú y yo nos dimos un millón.
Qué raro todo.
Será que es domingo.
Será que hay una pandemia.
Será que creo en la magia.


No hay comentarios: