24 de septiembre de 2010

Dos años con Sonia.

Un 17 de septiembre de 2008, casi cuando comienza el otoño, el alcalde Díaz Alperi dimite y prepara la sucesión a su delfinesa como alcaldesa, primera alcaldesa de Alicante. Es justo reconocer que algo cambia en la alcaldía, aparte del sexo y alguna afirmación desafortunada.Son las formas. Y eso, de entrada, se agradece por parte del ciudadano. 

La flamante alcaldesa quiere tener contacto directo con la ciudadanía (no toda, seamos claros), las asociaciones, los barrios y sus queridas pedanías, para eso fue edil de la cosa. Y a partir de ahí, acude a todas las fiestas de barrios, realiza la mayoría de pregones de dichas fiestas.


Baila, tira tomates,le echan agua, se viste de alicantina, corre la ciclovía, la subida al castillo, la ya famosa quedada...cosas algo impensables en su antecesor por motivos, algunos, más que obvios.

Va al palco del Rico Pérez,se convierte en el icono del Hércules, es manteada en Luceros y acude con los Reyes en los fastos de la Volvo, aunque en este caso la alcaldesa parecía la señora Rita. 

Acude a inauguraciones mil , exposiciones tropecientas, utiliza las redes sociales, las colapsa.Ha ajardinado la ciudad con flores. Ha reformado las plazas del Ayuntamiento, Montañeta y La Isleta con sus ya famosas fuentes geíseres.Y crea el slogan Alicante, guapa, guapa, guapa


Ha desbloqueado alguna que otra obra. Y esperan otras. Unas deseadas, y otras polémicas. Aunque ciertas cosas siguen en el olvido.



Dos años y ahora tiene unos ocho meses para hacer campaña de cara a las municipales de junio. Esto ha sido un rodaje, un regalo suculento de su querido antecesor para que se la conozca a través de su populismo, a mi entender no muy correcto en ocasiones. Hay cierto folclorismo berlanguiano. Ahora le tocará, o no, revalidar su cargo para que sea una alcaldesa por elección y no por sucesión.



De todas formas, ¿por qué no?, felicidades alcaldesa. Hay que ser correctos.Y espero que algunas de sus amistades" peligrosas" no salpiquen su fulgurante , épica y ascendente carrera política.
 
Paco Huesca



Imagen: Archivo Alicante Cuenta

6 comentarios:

Anónimo dijo...

A mí también me gustaría ser alcaldesa para pasarme los 365 días de fiesta. Una cosa es acercarse a la gente y otra creer que no se tienen obligaciones. Personalmente, me satura verla en todas partes (como a Camps) En esta vida no lo es todo la apariencia, un cambio de look, fiesta y fiesta, fútbol y poco más. Eso lo sabemos hacer todo. Ahora toca HACER POLÍTICA.

No es guay dijo...

esta mañana los diarios no la ponían por las nubes. El trazado que quiere realizar partiendo una zona de Canalejas ha cabreado a muchos. Esta señora es como los amigos que están ahí para divertirse,pero para las decisiones importantes no la veo como política de raza. Eso sí, menudo cambio ha dado físicamente, viste mejor, etc pero ¿qué sabe de política realmente?

Enrique Tarragó Freixes dijo...

A mi me enamora de Sonia su actitud y su novedosa forma de hacer las cosas, algo populistas, eso sí, pero necesarias, a veces, para que sigamos creyendo en la política y en los políticos. Me encanta que la gente joven, de cualquier color, se haga cargo de la política de hoy.
¡¡Por favor, nuevas generaciones, échenles ya a todos y déjense ver!!
No me pondría a llorar, precisamente, si SC se cambiase de partido y no necesariamente en el de la oposición actual, pues como dice Joana, la oposición la tiene en casa. Lástima.
Ah, me apunto a lo de los 365 días de fiesta de Anónimo y a lo de Canalejas de NeGd.

Joana dijo...

Como todos, tiene su público y lo respeto. A mí, personalmente no me gusta su forma de comportarse en según que actos. Es como el padre que decide ser amigo del hijo y eso no es así,cada uno tiene un rol y si se juega con eso, se rompe la relación. Es bonito verla en muchos actos y que se involucre en las fiestas, en las Hogueras, etc. pero sólo es una persona, no entiendo ese feeling tan exagerado que ha conseguido con los alicantinos. Ni Tampoco me gusta que no nos dejaran elegirla, pero... ahora puede demostrar su valía. Debo ser una de las pocas que no la sigue en su página de Facebook "Sonia es guay" , lo siento. Respecto a la juventud ahí no estamos de acuerdo. Somos en este país muy extraños, cuando un señor o una señora llega a los 50 o 60 ¿es un inútil? ¡¡al revés!! ha vivido más, y si ha sido inteligente tendrá experiencia, temple. Me gustan las sociedades donde al "mayor" se le respeta y el joven está al lado esperando para aprovechar su oportunidad tras aprender. ¿No nos piden experiencia en un sencillo empleo? Pues eso. Probablemente sea una persona simpática y amiga de sus amigos, etc. pero para mí es nuestra alcaldesa, no una colega y la respeto.

Chimo Ortega dijo...

Estoy con Joana, en cuanto a lo de la edad. No hay màs que ver algunas razas y etnias como respetan y obedecen al patriarca.
Tiene experiencia y sabiduría, normalmente tambien independencia economica, y está viviendo una etapa de transición sin muchos condicionantes, y no como cuando eres joven.
Ha veces he pensado en meterme en politica a mis 56 años solamente por el placer de hacer cosas y hacer el bien, ya que actualmente no me condiciona nada, pero cuando veo lo que hay, desecho la idea.

Anónimo dijo...

Chema, Chema ¿acaso importa, hoy día la sabiduría en política? De todo el panorama actual me quedo con Obama.Y me pilla lejos. De España nadie.Ni uno.